¿Me sigues?
0
20

Llevo mucho tiempo leyendo quejas de gente sobre este tema y todavía no me deja de sorprender la polémica. Al principio creía que eran simples memes y ya, pero veo que no, que hay gente que realmente piensa de esta forma. Intento no opinar sobre ello porque a veces considero que ciertos temas son como meterte en un bucle sin fin cuando la opinión está tan sumamente polarizada. Y, sinceramente, mi vida no cambia si no debato sobre el tema. Pero hoy me apetecía contaros mi opinión al respecto en mi web. Porque sí. Porque hay quien, si le dices educadamente que no opinas como él o ella, directamente te bloquea. 

Y eso me ha llevado hasta aquí.

Antes de nada, quiero dejar claro que este post es un pensamiento personal y punto. Que, además, no va dirigido a quienes saben discernir la realidad y no culpan al cine o la literatura de los fallos que, como humanos, podamos cometer en la vida. Solamente hablo de lo que creo y sobre esa gente que de verdad cree que por culpa de las películas infantiles es infeliz ahora. Y esa gente, por suerte, no abunda. Imagino, pues, que no habrá muchos ofendidos con este post. Pero si esto te ofende, ya sabes por qué es.

¿Realmente haber visto películas de Disney en tu infancia te hace llevar una vida de adultez triste e irreal? ¿Leer libros de amor romántico te crea falsas expectativas y te aboca a un fracaso en tu vida? ¿ESTAMOS LOCOS O QUÉ?

Primeramente: me encantan las películas de Disney y adoro el amor romántico. A mi alrededor he escuchado mil veces aquello de “te vas a quedar para vestir santos”, “se te va a pasar el arroz” y demás frases hechas que suelen (o solían) decirse. Y todo porque “no me conformo” con lo que hay. ¿En serio? ¿De verdad queréis decirme que debería bajar las expectativas de mi felicidad para ser “realista”? ¿Que yo no me conforme con lo que sea para poder llevar una vida “como el resto de personas realistas” es algo malo? ¿Es culpa de que vi muchas películas de Disney? ¿A lo mejor es a causa de que adoro los finales felices en las historias de amor? ¿Puede que sea porque escribo libros de romántica?

Vamos a ver…

Hay una cosa que todo el mundo debería practicar: pensar por uno mismo. Yo leo un libro sobre asesinatos y no siento la necesidad de matar gente. Igual sucede con un libro de romántica. Sé perfectamente lo que quiero y lo que no. Porque alguien exprese su opinión cerca de mí sobre algún tema, no significa que automáticamente yo vaya a pensar igual. Tengo suficiente capacidad neuronal y emocional como para no dejarme influenciar por películas, libros u opiniones de gente a mi alrededor. Pero no es porque yo sea especial. Le pasa a mucha gente. Que no queramos formar una familia rápidamente con cualquiera porque “es lo racional y realista” no significa que sea porque esperamos al “hombre ideal” en general. Si yo espero a MI hombre ideal, no es algo poco realista ni fuera de este mundo. Es mi idea. Y si no quiero conformarme con alguien que no me hace feliz, es mi problema. Y repito, no es algo que me suceda a mí, es algo que le sucede a mucha gente, que ve a muchos decirles que claro, como ha visto tantas películas Disney y ha leído tantos libros románticos, sus expectativas son inalcanzables.

No es así ni de lejos.

La gente busca distintas cosas en la vida. Unos lo encuentran antes, otros después, algunos se conforman y otros no lo hacen jamás. Cada cual debería vivir como quisiera, al menos en ciertos terrenos de la vida. He escuchado demasiadas veces aquello de “bueno, yo no estoy enamorada de mi pareja, pero es que eso es pasajero; ahora nos tenemos cariño… y esa es la madurez”. Permitidme opinar que yo no quiero eso para mí. Que cada cual viva como quiera pero que no le imponga al resto algo que es muy personal. Que haya quien crea que eso es lo normal no significa ni de lejos que lo sea. Y además coincide que es la misma gente que suele decir que Disney y los libros románticos le han machacado la vida, pensando que eso era lo real y no lo que en verdad es la vida. Pasan de imponer una realidad a otra como quien cambia de zapatos a un niño pequeño. Opinar no es lo mismo que describir la realidad. Si tú crees que Disney te ha quitado años de disfrutar de verdad de la vida, perfecto por ti. Pero si otros vemos Disney y no renegamos de ello (porque somos capaces de discernir una película de la vida real y disfrutar de ambas) o leemos / escribimos romántica y seguimos viviendo el amor como si tal cosa, no creas que no vivimos en la realidad. Lo hacemos pero siendo capaces de discernir conceptos, nada más. Me gustan las historias de crímenes pero no porque planee el crimen perfecto en mi vida real. No sé si se comprende el símil…

Algo de esto ya lo vimos hace un tiempo con los libros de After, de Anna Todd. Que si el amor tóxico, que si tal y cual… No me gustaron. Me estresaron demasiado y me parecieron… Bueno, dejemos ese tema, que no viene a cuento ahora. El caso es que da igual que te hayan gustado o no. Lo que hay que hacer es darte cuenta de que eso es un libro, nada más. Si ese libro lo leen adolescentes porque la editorial cree que va a ganar más dinero enfocándolo a esa franja de edad, entonces habría que fortalecer la educación que se recibe, haciendo hincapié en lo que es algo tóxico y lo que no lo es. Así, cuando un adolescente lea eso, podrá disfrutar de una historia sabiendo que eso no lo quiere para sí misma. Repito: leo un libro de asesinatos y, por muy entretenida que me tenga, no quiero que nadie me asesine pensando que eso es lo que me entretiene. Si pensara así, la que tendría un problema sería yo, no el libro en cuestión.

No culpes a Disney o a los libros de romántica por no responsabilizarte de tu propia vida, por no saber lo que buscas, por no saber desconectar después de acabar un libro o terminar de ver una película. No eches balones fuera y hazte responsable de tu propia vida. Piensa con independencia de lo que te cuenten otros (cine y literatura incluidos) Busca lo que realmente te hace feliz (algo sobre lo que no muchas veces se reflexiona; y de ese barro, estos lodos) Deja que cada uno viva su vida, disfrute de su tiempo como quiera y haga lo que quiera. Si crees que te ha afectado leer libros románticos o ver películas de Disney, significa que tienes que fortalecer tu autoestima y personalidad, no es que deban desaparecer libros y películas que puedan hacer tambalear tu vida. Comprendo que cuando empezamos a pensar por nosotros mismos, nos sorprendemos con el resultado. Pero en ese momento es cuando dejamos de responsabilizar al cine o a la literatura por los fallos que podamos cometer en nuestra vida. Porque si eso sucede así, el problema no es externo, sino algo personal que puede solucionarse.

Os lo prometo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *